Almacén depósito temporal – conoce sus ventajas

26 May 2020
Consigmar CW
210
0

Cuando importamos productos de forma directa desde un país extranjero, contamos con la posibilidad de almacenarlos en los ADT. Son también conocidos como almacén depósito temporal. Muchos importadores optan por ellos porque no es necesario hacer pasar las mercancías por los controles aduaneros. Se trata de una aduana pública que es gestionada por los operadores logísticos que cuentan con la habilitación por parte de la Administración. Esta opción tiene muchas ventajas como lugar transitorio para guardar nuestra importación mientras esperamos darle un destino aduanero.

Reglas de uso de un almacén depósito temporal

A los efectos de poder hacer uso de un almacén depósito temporal, debemos ceñirnos a reglamentación existente al respecto. De acuerdo a esta, las condiciones de uso son:

  • 45 días: este es el plazo máximo permitido para las mercancías que llegan por vía marítima.
  • 20 días: para todas las mercancías arribadas por cualquier otra vía que no se por barco, se estipula este plazo máximo para permanecer en el depósito temporal.

Ambos plazos se encuentran regulados por el artículo 49 del Reglamento 2913/92.

Los otros puntos del reglamento se enfoca a las mercancías especiales:

Cumplir con la normativa y contar con los permisos pertinentes: se aplica para las mercancías de índole especial. Entre ellas están comprendidos los corrosivos, los explosivos o los contaminantes. Se necesitará contar con un permiso especial para almacenarlos. Por otra parte, el almacén depósito temporal en cuestión deberá encontrarse acondicionado para albergarlas.

Dado que los reglamentos en este ámbito se aplican de forma rigurosa, el cumplimiento de los plazos máximos permitidos debe respetarse. Si por alguna razón de fuerza mayor no se pudiera retirar las mercancías del depósito temporal, contamos con dos opciones:

  • Solicitar una prórroga 
  • Proceder a destruir las mercancías

Ventajas de utilizar un ADT

  • Mayor eficiencia: la gestión, y los consecuentes resultados, de la cadena de suministro se ve mejorada. Por otro lado, el importador puede llevar a cabo una gestión de compras más eficiente con sus proveedores.
  • Entrega rápida: es posible llevar a cabo entregas más rápidas, con lo que se logra fidelizar al cliente.
  • Reducción de costes: al verse suspendidos los derechos arancelarios, se reducen los costes totales de la importación. A su vez, también se ven reducidos los gastos relacionados a la operación de importación y exportación. Cabe destacar que, al guardar las mercancías en un almacén depósito temporal, no se cobra ni el IVA ni el II.EE, así como tampoco se aplican las medidas reservadas para la política comercial.

Es importante tener presente todos los costes implicados en una importación. Por ello te compartimos cuáles son los recargos en el transporte marítimo.

  • Flexibilidad: toda la gestión de la importación en sí se ve revestida de una mayor flexibilidad para ser gestionada.
  • Seguridad: uno de los problemas más temidos por los importadores son las mercancías dañadas. Si algo así llegara a suceder, es necesario seguir una serie de pasos engorrosos y, aún así, nunca se recupera la totalidad del importe invertido en la compra. Por lo tanto, un almacén temporal representa una sólida ventaja en lo referente a la seguridad al momento de mover las mercancías.