Buques reefer para el transporte internacional de alimentos frescos

26 Jul 2018
Consigmar CW
109
0

El trasporte de mercancías supone una cantidad de procesos bien establecidos, pero cuando se trata del trasporte internacional de alimentos frescos supone además el cumplimiento de una serie de rigurosas normas que garantizan la preservación de la calidad e inocuidad de los productos.

Los alimentos frescos son productos perecederos como frutas y verduras, y hasta carnes y pescados. Cada tipo de alimento requiere unas condiciones de transporte específicas que se encuentran reguladas por el Acuerdo sobre transportes internacionales de mercancías perecederas y sobre vehículos especiales utilizados en estos transportes (ATP).

Buques reefer y contenedores refrigerados

Se trata de embarcaciones con características especiales para transportar carga refrigerada. Si bien existen desde hace mucho tiempo, el concepto ha ido evolucionado y existen diferentes tipos de buque con características específicas.

Para volúmenes determinados de carga están las embarcaciones multipropósito, en los que mercancía refrigerada se incorpora en un área específica debajo de las zonas reservadas para los pasajeros.

Por otra parte, los barcos que transportan contenedores, entre los que se pueden incluir contenedores refrigerados, y las embarcaciones con rampas específicas para cargar y transportar mercancías refrigeradas.

La principal distinción es el modo en el que se produce el frío y mantiene el frío. Los contenedores requieren una fuente de suministro de electricidad, lo que en algunos casos se obtiene de la fuente de alimentación principal del buque o de compresores. En las embarcaciones con almacenaje interior se utilizan enfriadores de agua, para mantener y regular la temperatura.

Para el transporte de gran volumen y extensas distancias la solución de los contenedores se distingue en tres tipos:

  1. Reefer cerrado: En una sola pieza con pared frontal integral y unidad de enfriamiento/ calefacción automática totalmente eléctrica para contenedores marinos ISO.
  2. Reefer de Atmósfera Controlada o Modificada (CA o MA según las siglas en inglés): Mantienen una atmósfera constante al reemplazar el oxígeno consumido utilizando un sistema de intercambio de aire, manteniendo el equilibrio con la tasa de deterioro del producto.
  3. Contenedores de Gestión Automática de Aire Fresco (AFAM según las siglas en inglés): Utilizan tecnología avanzada para regular la combinación de aire ajustando automáticamente la escala del intercambio de aire frío, controla la combinación de oxígeno, dióxido de carbono y otros factores, pudiendo influir y extender la vida útil de la carga.

Cada uno de estos contenedores tiene diferentes secciones que requieren control y seguimiento durante toda la travesía. Las empresas especializadas en el sector ofrecen las mejores propuestas para cada tipo de carga.

Claves en el transporte internacional de alimentos perecederos

  • Cadena de frío: mantener las mismas condiciones a lo largo de todo el proceso de transponte es indispensable para asegurar la inocuidad y calidad de los alimentos.
  • Vehículos específicos: en cada instancia de trasporte se debe garantizar el mantenimiento de las condiciones de la mercancía. El ATP establece con precisión el tipo de vehículo para cada temperatura y tipo de refrigeración.
  • Almacenamiento: cada vez que la mercancía pasa por una estancia de almacenaje ésta debe contar con zonas que garanticen las condiciones para cada tipo producto, tanto para congelados como para aquellos requieren refrigeración o ventilación.
  • Carga y descarga: las operaciones de carga y descarga constituyen un reto para las empresas logísticas, ya que son los operarios los responsables de mantener las condiciones de preservación de la mercancía, controlando desde la apertura al cierre del compartimento de carga.