Control de las mercancías para fidelizar clientes

24 Abr 2020
Consigmar CW
37
0

El concepto de fidelizar clientes está estrechamente vinculado con el valor añadido. Dentro de la multiplicidad de prácticas que podemos llevar a cabo para lograrlo, se encuentra el control de las mercancías. Tengamos siempre presente que nuestros clientes dependen de nosotros para satisfacer a los suyos. Por lo tanto, conocer la ubicación exacta de las mercancías que estamos transportándoles es la mejor forma de mantenerlos tranquilos y así ganarnos la confianza que lleva a la fidelización.

Las claves del control de las mercancías

Cuando hablamos de control de las mercancías, implicamos los siguientes conceptos:

  • Ubicación en todo momento
  • Consultas en varios idiomas
  • Posibilidad de compartir

El cliente debe tener acceso a nuestra plataforma virtual desde cualquier lugar y a través de cualquier dispositivo con conexión a Internet. De esta forma, podrá ver en tiempo real en dónde se encuentra su contenedor. Si la plataforma dispone de la información en varios idiomas, tendremos un valor agregado. Por último, la razón principal por la que nuestro cliente consulta es para poder comunicarles a sus propios clientes acerca del lugar exacto de las mercancías. Por ende, facilitarles el compartir la información de manera virtual con ellos es también parte del valor agregado de nuestro servicio.

En el transporte de mercancías, te será muy útil conocer la diferencia entre el depósito aduanero y el depósito no aduanero.

Ventajas de controlar las mercancías

  • Posibilidad de anticiparnos: al saber en dónde se encuentran las mercancías, nos podremos anticipar al puerto de destino. Estos nos ahorrará tiempo y dinero en la gestión total de la importación.

 

  • Evita posibles malestares: si las mercancías se retrasan, los clientes de nuestro cliente le reclamarán. En un caso tal, al no contar con la información acerca de la localización de su contenedor, nuestro cliente experimentará una situación incómoda. En cambio, si somos capaces de brindarle la tranquilidad que necesita al respecto, tendrá las herramientas para comunicarse con sus clientes y plantear nuevos plazos con total conocimiento de causa.

 

  • Mantiene al tanto de las eventualidades: los retrasos en el transporte marítimo son más comunes que las ocasiones en las que no lo hay. El problema no es tanto la demora sino la incertidumbre. No obstante, al mantener a nuestro cliente informado, este se podrá manejar con mayor soltura y la tranquilidad estará de su lado.