Big Data en las operaciones internacionales

12 Ene 2018
CONSIGMAR | MK
96
0

El Big Data es un término que toma mucha fuerza durante estos últimos años y que las empresas actualmente hacen uso de él para mantenerse a la vanguardia y liderar procesos verdaderamente complejos, encontrando mediante el análisis de ellos, soluciones a problemas internos relacionados a los costes y al éxito de los negocios.

El volumen de datos o combinaciones, así como su complejidad  y velocidad de crecimiento, dificultan mucho su captura, su gestión y procesamiento mediante métodos tradicionales o herramientas estadísticas, estos datos son capturados desde diferentes fuentes como Web Logs, Redes sociales como Facebook, Instagram o Twitter, búsquedas a través de internet,  Identificación por Radiofrecuencia o RFID, sensores incorporados en los vehículos, dispositivos inteligentes, computadoras, teléfonos, dispositivos de posicionamiento global o GPS, registros de centros de llamadas entre otros.

¿Qué beneficios aporta el Big Data?

En la mayoría de los casos esta combinación de datos se revisa y analiza mediante un ERP (Sistema de planificación de recursos de las empresas) o un CRM (Sistema de Gestión de Clientes), estos datos muchas veces contienen respuestas o soluciones  a problemas e interrogantes que los negocios tienen. Un análisis efectivo del big data conduce a tomas de decisiones más inteligentes, operaciones más eficientes, mayores utilidades para el negocio y clientes cada vez más satisfechos, las empresas que trabajan el big data normalmente encuentran beneficios tales como:

  • Reducción de costes: Grandes tecnologías de datos como Hadoop y el análisis en la nube aportan beneficios en términos de costes, cuando de almacenamiento de mucha información se refiere, además que se identifican maneras más eficientes de hacer negocios.
  • Tomas de decisiones más rápidas: Gracias a Hadoop y la analítica en la memoria las empresas pueden analizar la información con mayor rapidez y al instante.
  • Nuevos productos o servicios: Gracias a toda esta información las empresas pueden determinar con facilidad lo que los clientes están buscando, saber sus necesidades y establecer planes de acción en función de solventarlas, o bien ofrecer nuevos productos o servicios en dependencia del sector o giro del negocio, por ejemplo:
  • Turismo: La satisfacción del cliente es importante en este tipo de negocios, sin embargo la oportunidad de medición es bastante limitada, gracias al Big Data se puede conocer si las expectativas de los clientes fueron cubiertas durante su estancia en algún lugar.
  • Retail: El big data ayuda a los minoristas a saber lo que los clientes buscan y el momento en el que lo necesitan, el big data está armado con millones de datos de hábitos de consumo, programas de fidelizaciones de clientes, gracias a estos los minoristas pueden determinar tendencias de consumo y del mismo mercado, anticipándose a las necesidades de sus clientes.
  • Finanzas: El big data puede utilizarse para evaluar con mayor rapidez los riesgos financieros y tomar las medidas correctivas necesarias en caso de fraudes.
  • Logística: Ampliación de mercados, demanda de nuevos servicios, optimización de recursos e innovación de procesos.

El Big Data a pesar de ser un concepto relativamente nuevo, es una herramienta de gran utilidad siempre y cuando se cumplan las siguientes características o como muchos le llaman, las 5Vs: Volumen, Variedad, Velocidad, Veracidad y Valor. Tomando como base estos criterios las empresas cuentan con filtros que permiten determinar la calidad de la información que se procesa y obtener como resultado información vital para sus negocios.

El buen análisis del big data nos permite no sólo obtener ventajas competitivas dentro del mercado, sino también evitar errores estratégicos que pueden resultar en pérdidas para la compañía.