Libre comercio – cómo funciona y qué zonas lo aplican

11 Oct 2019
Consigmar CW
47
0

El comercio internacional gira en torno a un mundo de aranceles e impuestos. En cambio, las llamadas zonas de libre comercio, son aquellas áreas en las que predominan las libertades que suelen ser negadas a compradores y vendedores debido a las barreras económicas impuestas.

Por consiguiente, la naturaleza de estos privilegios pueden provenir de dos orígenes:

  • Exenciones de impuestos de aduana
  • Incentivos que faciliten la inversión

Surgimiento del libre comercio

Las free zones, como fueron conocidas en la década de los años 60, fueron creadas para liberar a las compras de sus impuestos en las zonas aledañas a aeropuertos, puertos o en los espacios limítrofes entre países.

No obstante, el libre comercio experimentó un crecimiento sustancial a partir de los años 80. Finalmente, esto derivó en las casi seis mil zonas económicas especiales de la actualidad.

Zonas económicas especiales a nivel mundial

  • América del Norte: 
    • Canadá, Estados Unidos y México
  • África Continental: 
    • 54 países (son 55 los que son miembros)
  • Asia del Sur:
    • Brunei, Malasia, Indonesia, Tailandia, Singapur y Filipinas
  • Mercado Único Europeo:
    • Los 28 miembros de la UE, Suiza, Noruega, Islandia y Principado de Liechtenstein
  • China: 
    • Shangai
    • Tianjin
    • Fujian
    • Guangdong
    • Hubei
    • Henan
    • Chongqing
    • Zhejiang
    • Liaoning
    • Sichuan
    • Shaanxi
    • Hainan

Características del libre comercio externo

  • Libertad de transacción a través de la frontera
  • Libre de aranceles (o reducidos al mínimo)
  • No existencia de cuotas de importación o exportación
  • No existencia de límites a la inversión extranjera
  • Permisos para contratar trabajadores extranjeros

Ventajas: permite el aumento de la productividad y de la eficiencia. Por consiguiente, se logra una mejor calidad de vida. Como resultado, la propia dinámica de esta clase de comercio, fomenta un flujo elevado entre la oferta y la demanda. De este modo, la fuerte presencia de la oferta permite al consumidor acceder a diversas opciones. Por lo tanto, se genera una fuerte competencia que desemboca en una calidad de vida más elevada.

Desventajas: cuando entran en escena las grandes corporaciones, estas cuentan con la potestad de eliminar a su competencia con precios a los que las pequeñas empresas no pueden llegar. En contraste a lo que ocurre cuando existen restricciones, uno de los factores que les permiten una competitividad tan alta, son las pobres condiciones laborales que ofrecen a sus trabajadores.

Seguramente te interesará conocer más acerca de las reglas para una importación segura.