Transporte marítimo de vino – cómo asegurar su conservación

7 Feb 2020
Consigmar CW
465
0

La industria vinícola cuenta con una fuerte presencia en España. Por esta razón, asegurarse el buen transporte marítimo de vino es de suma importancia para que el negocio subsista y venza las barreras del tiempo y la amenaza de la competencia. La forma más común de transportar el vino en grandes distancias es por vía marítima. De modo que abordaremos el tema del tipo de buque necesario y de las medidas a tomar para su conservación.

Transporte marítimo de vino – ¿Qué buque se utiliza?

Las propiedades organolépticas de un vino es lo que lo hace resaltar de los que produce la competencia. Por esta razón, es necesario recurrir a un buen transporte marítimo de vino para conservar dichas propiedades. El buque utilizado para tal propósito es el buque cisterna.

El buque cisterna es una nave que cuenta con un espacio construido exclusivamente para el transporte de líquidos pertenecientes a la industria alimentaria. Debido a que se trata de un transporte muy delicado, estos buques reciben con la asiduidad necesaria las meticulosas inspecciones de rutina para así asegurar que cumplen con las normas vigentes de transporte de bebidas.

Seguramente te interesará saber los requisitos y condiciones para el transporte de medicamentos. Estos productos también requieren de sus cuidados especiales debido a la temperatura a la que necesitan ser conservados.

Transporte marítimo vs transporte aéreo

Si comparamos ambos medios de transporte para los vinos, el marítimo resulta el ganador indiscutido. Veamos las razones:

  • Capacidad entre 1.5 y 4.5 millones de litros
  • A medida que aumenta la cantidad, disminuye el costo por litro
  • La tramitación de los documentos es más sencilla
  • Es más económico
  • Mayor flexibilidad: el barco puede cargar y descargar en una gran cantidad de puertos.

A esto se le suma que el cuidado del buque para el cumplimiento de las normas es una tare conjunta. Tanto las autoridades como el personal del buque, contando también el equipo de control de calidad, el cual puede ser tercerizado, trabajan aunando esfuerzos para que el resultado del transporte de vinos sea óptimo.

Desde la limpieza del espacio disponible hasta el más riguroso cumplimiento de las normas, se realiza de forma sistemática para que el buque siga siendo el medio de transporte favorito y más recomendado para llevar vinos al otro lado del Atlántico.