Pasan los días y el pedido que esperabas sigue sin llegar. Esta situación no solo puede limitarte a la hora de trabajar, sino también hacerte perder clientes que dependen de esa mercancía para poder seguir trabajando. En definitiva, se convierte en una especie de torbellino que acaba englobándolo todo.

Cuando pensamos en un contenedor al uso, nos imaginamos un recipiente donde guardar diferentes objetos. Exactamente lo mismo que un contendor marítimo, solo que en proporciones mucho mayores.

Todo parece indicar que la normalidad se abre paso reinventándose, una vez más.  Una nueva normalidad que no solo afecta a la vida de las personas sino a la propia economía mundial. Según los últimos datos concedidos por el Organismo Público Puertos del Estado, el tráfico portuario de los 46 puertos más importantes del país, alcanzó las 185.253.757 toneladas de enero a abril de este mismo año.

Si estas familiarizo con el sector marítimo, seguro que en alguna ocasión has oído el concepto de: fletes marítimos. El flete marítimo es el tipo de contrato más usado para mover mercancías por vía marítima. Este tipo de contrato se concentra en el conocido régimen de fletamento y no es algo general: este sujeto a variables como el tipo de carga, la modalidad o el volumen.
Un depósito aduanero, conocido por las siglas DA, es un almacén controlado por las Aduanas pertinentes. En este almacén podrás encontrar tanto mercancías no comunitarias como comunitarias, siempre y cuando tengan beneficios de exportación.
Seguro que en alguna ocasión has escuchado el término de agente aduanero. Por su nombre no difícil saber que este tipo de profesional se dedica al sector de las aduanas, pero lo que no todo el mundo conoce es cuáles son las funciones que tiene con exactitud.
El futuro de la logística ya está aquí, y esas películas de antaño en las que los vehículos conducían solos, cada vez es una realidad más cercana. La llamada conducción remota está basada en la tecnología 5G, y hoy en día, están haciéndose pruebas continuas para garantizar su eficacia y, sobre todo, su seguridad.
La carreta es una vía por la que además de circular vehículos turísticos, circulan millones de vehículos destinados al transporte de mercancías y entre estas mercancías, las sustancias químicas merecen una mención muy especial.
Desde enero de este mismo año, ha entrado en vigor una nueva normativa para el control aduanero de mercancías con origen europeo cuyo destino sea Reino Unido y a su vez, mercancías que vayan a ser importadas a la UE desde Reino Unido. Para ello, se empleará un el conocido como Goods Movenet Service o GRM en ciertos puntos, con el objetivo de autorizar las mercancías que circulen entre ambos espacios.