Clasificación IMO – mercancías peligrosas que deben ser etiquetadas

13 Ene 2021
Consigmar CW
196
0

El traslado de mercancías tóxicas, contaminantes o inflamables, necesita de la implementación de protocolos para evitar poner en riesgo la salud de quienes forman parte del operativo de su transporte, así como también para proteger al medio ambiente.  Por ende, la clasificación IMO hace alusión a la Organización Martítima Internacional y abarca todos los productos y mercancías que requieran de condiciones de traslado especial debido a sus peculiares características.

¿Cuándo se requiere la clasificación IMO?

Tanto el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS) como el Convenio Internacional para Prevenir la Contaminación por los Buques (MARPOL), se encuentran comprendidos en el Código Marítimo Internacional de Mercancías Peligrosas (IMDG). De esta forma, el IMGD es la vía legal para transportar mercancías peligrosas y, desde el año 2004, es un requisito obligatorio para el transporte de dichas mercancías.

Por lo tanto, la clasificación IMO es la forma de dar a conocer a la tripulación a cargo, que las mercanciás que se están transportando son peligrosas.

De acuerdo al Comité de Expertos de las Naciones Unidas en Transporte de Mercancías Peligrosas, existen nueve clases de mercancías peligrosas.

Mercancías peligrosas según su clase

A los efectos de realizar la clasificación IMO, es necesario saber en qué clase de peligrosidad se encuentran las mercancías a transportar. Por consiguiente, las nueve clases de mercancías peligrosas que existen son:

Clase 1 – explosivos

Son todas aquellas mercancías que pueden explotar, causar un incendio o salir proyectadas. Dentro de esta categoría, hay seis subcategorías según el grado de peligrosidad de las mercancías y de si tienen la posibilidad de explotar en masa.

Algunos ejemplos son: fuegos artificiales y municiones.

Clase 2 – gases

Los gases pueden estar presentados en el formato licuado, comprimido o refrigerado. Cuentan con cuatro subcategorías: inflamables, tóxicos, asfixiantes o comburentes.

Clase 3 – líquidos inflamables

Se trata de líquidos que cuentan con la propiedad de incendiarse ante la proximidad o el contacto con una fuente de calor. Se encuentran dentro de la clasificación IMO y entre ellos encontramos a la pintura y al barniz.

Clase 4 – sólidos inflamables

Son aquellas mercancías sólidas que desprenden gases cuando entran en contacto con el agua o que reaccionan a sustancias inflamables. Se subdividen en tres categorías de acuerdo a la forma en la que reaccionen y a los agentes que necesiten para hacerlo.

Seguramente te interesará conocer los esfuerzos que la logística y el transporte deben realizar en cada viaje.

Clase 5 – comburentes y peróxidos orgánicos

Los comburentes son las sustancias que pueden hacer combustión o propiciar que otras lo hagan. Por ende, pueden presentarse de forma sólida o líquida. Por su parte, los peróxidos orgánicos son sustancias que se prenden fuego con facilidad. A su vez, son altamente sensibles a los golpes y a la fricción.

Clase 6 – tóxicos

Son sustancias que pueden afectar la salud humana o animal de forma muy grave. Incluso es posible que lleguen a causar la muerte. Se dividen entre aquellas que pueden causar intoxicación por ingesta, inhalación o contacto cutáneo, y aquellas que contienen patógenos que pueden provocar reacciones adversas o enfermedades.

Clase 7 – material radioactivo

No todos los materiales radiactivos se incluyen en la clasificación IMO, sino solo aquellos que superan las cantidades mínimas permitidas. Por lo tanto, básicamente podemos decir que son aquellos que contienen uranio.

Clase 8 – materiales corrosivos

Si estas sustancias entran en contacto con la piel, la dañan de forma severa. A su vez, son muy peligrosas para las mucosas. Las más comunes son los ácidos.

Clase 9 – objetos y sustancias peligrosas

Las pilas de litio son el ejemplo perfecto de sustancias pertenecientes a esta clasificación IMO. Esto se debe a que resultan peligrosos para la conservación del medio ambiente. Sin embargo, no entran en ninguna de las categorías anteriores.

Importancia de la clasificación IMO

Debido a la peligrosidad de las sustancias que forman parte de esta clasificación, es de suma importancia conocerla y saber a qué clase pertenecen. De esta forma, el personal a cargo podrá lidiar con ellas y manipularlas de la forma adecuada.