Combustible ecológico del futuro en el transporte marítimo

Combustible ecológico del futuro en el transporte marítimo

No hace mucho tiempo supimos que España junto a otros 21 países de la Declaración de Clydebank apuesta por los llamados “corredores verdes” (zonas libres de contaminantes), ahora también en el mar.

No solo España, países tan importantes como Estados Unidos, Japón, Alemania o Noruega se han sumado a este proyecto con vistas de aportar el menor impacto ambiental al planeta con sus residuos.

Y no solo eso, grandes empresas internacionales como Apple Inc., Trafigura Group y Airbus SE, se han comprometido a alcanzar 0 emisiones en sus envíos para el año 2030.

Si atendemos a que la economía mundial se nutre del transporte marítimo es relevante que sea este medio, el objetivo de la llamada «descarbonización». Sobre todo, teniendo en cuenta que este medio de transporte es el responsable de emitir un 3% del total de emisiones de Dióxido de Carbono de producción humana.

Y es precisamente el combustible habitual, el petróleo, el principal motivo de erradicación.

¿Es realmente necesario sustituir el petróleo?

El planeta lleva tiempo quejándose a gritos y a veces, se manifiesta de manera cruel. El impulso en la industria del último siglo ha sido toda una bomba para el planeta y es momento de pararse a pensar y ser conscientes de que este ritmo acelerado de vida no es sano ni para las personas ni para el medio ambiente.

Esto incluye la carga y el transporte de mercancías usando combustibles que cada vez, van apagando más la esencia de la naturaleza.

La Organización Marítima Internacional se ha propuesto reducir a la mitad las emisiones de gases para el año 2050. Sin embargo, el objetivo principal es conseguir 0 emisiones para el año 2030. Para alcanzar este objetivo sería necesario que al menos 5% del combustible marítimo fuera 0 emisiones. Y es aquí donde entra en juego el combustible.

Dentro de la Unión Europea se ha propuesto incluir al Transporte marítimo de mercancías dentro del Sistema de Comercio de Emisiones.

 ¿Qué gastos supondrá esta sustitución?

Según el Fondo Marítimo van a ser necesarios entre 1 y 2 billones de euros a partir del año 2030 para reducir la emisión de gases en el año 2050. Para ello, el sector ha sugerido crear un fondo de 5 millones de euros en I+D dentro del transporte marítimo. (Pendiente de aprobación)

Sustitutos ecológicos del petróleo

El objetivo del llamado “corredor verde” dentro del sector marítimo es eliminar al máximo las emisiones de dióxido de carbono, pero todo ello sin renunciar a un combustible que sea capaz de propulsar un auténtico titán con seguridad y a precios asequibles.

Entre estos posibles sustitutos podemos encontrar:

Amoníaco

El amoniaco es uno de elementos que figuran como candidatos a sustituir el petróleo, no emite emisiones de CO₂ y se puede fabricar de manera sencilla y sostenible. Sin embargo, este tipo de elemento es algo menos denso, lo que hace que sean necesarios contenedores de mayor volumen. Eso sin contar con que también es tóxico para la vida marina y el ser humano.

Metanol

Se trata de un elemento derivado de plantas que reduce las emisiones de carbono. Su consistencia líquida lo hace ser sencillo de almacenar.

Biocombustibles

Se fabrica a partir de elementos de origen natural y de hecho algunos navíos, ya usan este tipo de combustible.

Sin embargo, el precio suele ser más caro que el combustible fósil lo que supone una inversión que tiene que verse compensada por un aumento de producción.

Hidrógeno

Este tipo de elemento puede fabricarse sin emitir emisiones nocivas, sin embargo, para conservarlo son necesarios contenedores que estén a menos de 253 grados.

Gas natural licuado

Una de las alternativas más llamativas por las bajas emisiones de CO₂ que emite. Sin embargo, este tipo de elemento solo reduce en un 25% las emisiones y puede provocar fugas de metano.

Energía nuclear

No emite ningún tipo de emisión, sin embargo, es una energía altamente peligrosa y difícil de manipular por lo que no cuenta con la simpatía de muchos Gobiernos.

 ¿Cuál es el mejor?

Actualmente, el combustible que ofrece mejores propiedades es el biocombustible. Pero conozcamos un poco más sobre él:

Los biocombustibles son combustibles que provienen de fuentes renovables y se obtiene cuando se quema el CO₂. Sus emisiones se consideran «limpias». Esto es debido a que sé que se equilibran con el CO₂ absorbido por fuentes renovables de energía.

Ventajas

Su principal ventaja sin duda, radica en que emite cero emisiones y puede usarse en cualquier tipo de transporte. De esta manera se evitan costes asociados a investigaciones y/o renovaciones en la flota. Su producción y distribución se puede llevar a cabo también, sin la necesidad de construir nuevas instalaciones. Permite la des carbonización de sectores que son complicados de electrificar como precisamente lo es el sector marítimo. Impulsa la economía circular y ayuda a los países en alcanzar la deseada independencia energética.

¿En qué consiste su producción?

Para obtener este tipo de combustible es necesario transformar la biomasa.

La biomasa es de origen vegetal y/ o animal y a través de diferentes procesos por los que se obtenga se pueden clasificar en:

  • Biocombustibles de primera generación

Se obtienen a partir de cultivos agrícolas de origen alimentario como los credos a partir de diferentes aceites vegetales.

  • Biocombustibles avanzados

Este tipo de biocombustible proviene de residuos de cultivo y residuos urbanos.

  • Biocombustibles de tercera generación

Este tipo de biocombustible se extrae directamente de algas y plantas acuáticas.

  • Biocombustibles de cuarta generación

En este último tipo de biocombustible se busca modificar de manera genética los diferentes microorganismos existentes para mejorar tanto la captación como el almacenamiento de CO₂.

Todavía no es un combustible que se encuentre comercializado, pero si existen varias plantas piloto en Brasil o en Estados Unidos.