Industria 4.0, la cuarta revolución industrial

12 Feb 2021
CONSIGMAR | MK
29
0

Desde hace más de diez años, el concepto de cuarta revolución industrial, o industria 4.0, viene resonando en el ámbito de la industria. Su modo de hacer en el terreno de la producción y del transporte plantea un nuevo escenario y una nueva forma de hacer negocios.

La industria 4.0 – su esencia y sus propósitos

La industria 4.0, como conjunto de procedimientos inteligentes que es, propone un nuevo método de producción. Mediante su aplicación, se organizan los medios de producción de forma diferente, para así lograr una fabricación inteligente. Se entiende por fabricación inteligente a aquella que se adapta a la demanda actual, cambiante, exigente y consciente del medio ambiente. Por lo tanto, la industria 4.0 se basa en la optimización de sus recursos.»

A los efectos de alcanzar dicho propósito, esta industria se ocupa de fusionar la inteligencia artificial con las técnicas más modernas y avanzadas de producción. La meta es conseguir la más alta eficiencia en sus procesos.

Los objetivos que actualmente persigue la industria 4.0 son los siguientes:

  • Delegar la toma de decisiones en un sistema ciber-físico: ¿Te imaginas una fábrica en la que las máquinas toman las decisiones? Pues eso es loa que la industria 4.0 Al día de hoy, cuando llega el momento de tomar una decisión, los colaboradores de la empresa son los encargados de hacerlo, para lo cual muchas veces es necesario que se encuentren presentes en el lugar. En cambio, cuando este método se halle funcionando en pleno auge, los equipos serán lo suficientemente autónomos como para decidir en nombre de las personas.
  • Interconectividad e interoperabilidad: hasta el momento, y por más que los empresarios busquen lo contrario, aún no se ha logrado que todos los participantes del proceso de producción se comuniquen entre sí. No obstante, la llegada de la industria 4.0 supone que dicha comunicación tenga lugar. De esta forma, tanto el capital humano como las máquinas, los aparatos y los sensores, podrán llevar a cabo una interacción que facilite llegar al resultado final mediante un mayor fluir de los procesos gracias a la interconectividad. ¿Significa esto que las personas perderán su rol en el proceso industrial? No, todo lo contrario: significa que su papel será más importante que nunca, puesto que serán el nexo para que las máquinas actúen de forma sincronizada y perfecta.
  • Hacer los procesos más transparentes: se busca alcanzar la máxima flexibilidad y automatización a la hora de llevar a cabo los procesos dentro de la fabricación. Los procesos son automatizados, lo cual da lugar a que puedan quedar registrados. Por lo tanto, el hecho de que se produzcan errores como resultado de olvidos, cambios voluntarios o involuntarios, o alteraciones, es cada vez menor. Como resultado final, la empresa estará en posición de poder ofrecer una cadena de valor transparente e integrada.

Ventajas de la industria 4.0

  • Disminución de la carga de trabajo
  • Mayor productividad
  • Mayor eficiencia
  • Flexibilidad en la producción
  • Reducción de costes
  • Servicio y atención al cliente personalizados
  • Mayor transparencia
  • Altísima capacidad para adaptarse y responder de forma rápida a los cambios que el mercado exige
  • Máxima seguridad en los procesos de producción
  • Mejores condiciones y mayor seguridad para los trabajadores

Industria 4.0 – ¿Realidad o ficción?

Para ser exactos, ni una cosa ni la otra: la industria 4.0 es un proyecto a concretarse en un futuro cada vez más cercano. A medida que las tecnologías más innovadoras empiezan a ser implementadas, alcanzarla se hace más y más factible.

¿Cuál es el rol del ser humano en el contexto de la industria 4.0?

Al contrario de lo que puede llegar a creerse, la persona no desaparecerá en medio de la industria 4.0, sino que será necesario que se reinvente. No se trata de que su rol desaparezca, sino de que este dará un importante giro para que los procesos puedan funcionar como deben.

Tanto el empresario como sus colaboradores serán llamados a cambiar su mentalidad. La aparición y consolidación de las emergentes ciencias digitales los obligará a que no solo actúen, sino a que conciban el proceso de trabajo de forma diferente.

Si bien gran parte del trabajo será llevado a cabo por las máquinas y por los equipos, la presencia de las personas es imprescindible en la industria, ya que serán estas las que controlen, interpreten la información y creen la nueva tecnología necesaria para que la cuarta revolución industrial se consolide.

¿Cuál será el beneficio que obtenga el sector marítimo?

El sector marítimo, el cual también incluye la construcción naval, también tendrá su propia cuarta revolución industrial. Las claves para este sector se centran en la reducción de costes y de la huella de carbono.

De acuerdo a los planes de la OMI (Organización Marítima Internacional), para el año 2030 las emisiones de dióxido de carbono se habrán reducido en un 40 %, mientras que para el 2050 lo habrán hecho en un 70 %. Por otra parte, la mencionada organización tiene en sus planes la reducción de la emisión de gases invernadero en un 50 % para el año 2050.

Para lograr este cometido, será necesario que las empresas marítimas inviertan en la implementación de la más avanzada tecnología en sus plantas. Si lo hacen, sus costes de explotación serán reducidos un 4 %, porcentaje que también corresponde a la mejora de su eficiencia.

El IOT, o internet de las cosas, es una inversión que permitirá que la productividad aumente más de un 3 %, mientras que el auto mantenimiento guiado de manera virtual permitirá un ahorro en los gastos de mantenimiento hasta en un 40 %.

En la actualidad, tanto los operadores marítimos como los constructores navales, se han tomado el asunto muy en serio y se encuentran buscando oportunidades para implementar la industria 4.0 en la electrificación y en la alimentación de baja tensión.

La renovación de las flotas es un paso inevitable para la reducción de la huella de carbono.

En conclusión, la industria 4.0 aún no se encuentra funcionando desde el punto de vista formal del término, pero ya está en la mentalidad de aquellos empresarios que decidan formar parte del cambio que el planeta está pidiendo desde hace años, al mismo tiempo que se encuentren determinados a llevar su empresa adelante a lo largo de décadas de cambio, exigencias a la orden del día y tecnologías cambiantes.