Las mercancías sensibles a las temperaturas, como alimentos perecederos, congelados y productos farmacéuticos, entre otros, requieren embalarse en contenedores reefer.
La globalización del comercio ofrece grandes perspectivas a la exportación y también el desafío de conocer los detalles del transporte marítimo internacional paso a paso.