Cadena de frío en el transporte marítimo – qué es y cómo conservarla

17 Ene 2020
Consigmar CW
542
0

Cuando transportamos alimentos perecederos, resulta indispensable preservar sus propiedades organolépticas intactas. La única forma de lograrlo es conservando la cadena de frío. Su interrupción podría resultar en una pérdida total de las mercancías. Veamos qué es y cómo se conserva este obligado del transporte de alimentos.

En qué consiste la cadena de frío

A los efectos de que ciertas mercancías se conserven en condiciones de ser consumidas, es necesario controlar la temperatura. Es por ello que deben transportarse utilizando la cadena de frío. Esta se encarga de que los alimentos reciban del ambiente la misma temperatura que tenían en su lugar de almacenamiento. Debido a las nuevas tecnologías, esto es posible durante todo el trayecto del transporte.

Hasta el surgimiento de los reefers, los contenedores refrigerados, conservar la temperatura fría no era tarea fácil. A lo largo de los viajes marítimos, esto era patrimonio exclusivo de grandes compañías. El frío que se requería solo podía lograrse a través de recámaras enteras refrigeradas. Esto convertía a los costes en inaccesibles a empresas con presupuestos más limitados.

Sin embargo, desde el advenimiento de los reefers, contenedores refrigerados, la situación ha cambiado. Ahora el mundo entero puede recibir frutas tropicales aunque el país receptor se encuentre bajo nieve.

Para que tu importación no sufra ningún imprevisto, te aconsejamos evitar los clásicos errores en las importaciones. Muchos importadores suelen incurrir en ellos. La mayoría está relacionada con la documentación y con ciertas decisiones que deben ser tomadas a tiempo.

Tipos de reefers

Reefers ventilados: cuentan con un sistema de aislamiento y ventilación. El propósito es evitar que las calurosas temperaturas circundantes penetren el contenedor. Se utiliza para alimentos tales como tubérculos y café. Estos no se benefician del frío, pero sí se perjudican con el calor extremo.

Reefers de atmósfera controlada: están diseñados para mantener la presión atmosférica interna adecuada. Con ello se logra retener los procesos de maduración de ciertas frutas. A su vez, también es muy útil para transportar flores y evitar que estas se marchiten.

Reefers súper refrigerantes: llegan a generar temperaturas bajo cero considerables gracias a los potentes motores que los conforman. Además de ello, el material de revestimiento interno es de muy alta calidad. Por ello permite la conservación del frío de manera totalmente eficiente. Se utilizan para pescados y para cierto tipo de medicamentos.