Emisiones de carbono reducidas en un 47% – el ejemplo de APL

17 Jun 2019
Consigmar CW
22
0

En el transcurso de nueve años, la empresa transportadora de contenedores APL, logró una disminución del 47% en las emisiones de carbono. Alineada con el compromiso del grupo CMA CGM, la transportista se suma al desafío de reducir las emisiones otro 30% hasta el 2025.

Según la Evaluación del Desempeño Ambiental, APL llegó al 2018 con el casi el 50% menos de las emisiones de dióxido de carbono. A los efectos de hacer la comparación, se corroboró el porcentaje alcanzado en el 2009. La verificación de estos datos estuvo a cargo del Lloyd’s Register Group, quien constató que la norma ISO 14064-3: 2006, al respecto de dichas emisiones, hubiere sido cumplida.

Medidas medioambientales para controlar las emisiones de carbono adoptadas por APL

APL es parte del grupo CMA CGM, el cual se ha puesto al hombro la misión de erradicar los daños que las emisiones de carbono han estado haciendo al planeta. Dicho grupo prioriza la transparencia y la responsabilidad en su gestión, y actualmente está presente en 160 países.

¿Cómo es posible lograr un cambio tan sustancial en un período de tiempo relativamente corto? APL lo explica de forma concisa:

  • Eficiencia operativa
  • Utilización de embarcaciones de bajo consumo de combustible
  • Optimización de la flota y del viaje
  • Utilización de la energía de la costa (posible gracias a la utilización de de equipos de planchado en frío)

Por lo tanto, la OMI ha lanzado una nueva reglamentación ambiental. En ella se limita la presencia del azufre en el combustible a un máximo del 0,5 % para el 2020. Con el propósito de hacer efectivo su compromiso, APL utilizará combustibles que se adapten a dicho porcentaje. Asimismo, implementará el uso de buques de carga que funcionen con GNL, el combustible del futuro.

La OMI deja de planificar para llevar las medidas a la práctica

Kitack Lim, secretario general de la Organización Marítima Internacional, declaró que la etapa de planificación ha llegado a su fin. Por consiguiente, agregó que es momento de poner en marcha las medidas. Por ende, ahora la reducción de las emisiones de carbono pasará de la teoría a la práctica. Esto explica la existencia de un plan a corto plazo que pretende lograr ciertos avances hasta el año 2023. De hecho, ya han adelantado que aspiran lograr ciertos cambios hasta el 2030 y otros después de ese año.

En un principio, la organización ha aprobado un programa de seguimiento a los buques con el fin de reducir las emisiones de los gases responsables del efecto invernadero. La medida, que entró en vigencia el 1 de enero de 2019, es obligatoria para naves que cuenten con 5.000 o más de arqueo bruto.

El rol de los puertos en la reducción de las emisiones

El Comité de Protección del Medio Marino (MEPC) llamó a los Estados Miembro a participar de forma voluntaria de las emisiones de carbono y otros gases de efecto invernadero. Por lo tanto, se invitó a los puertos a implementar medidas de índole económica, operacional y técnica. A tales efectos, lo que se busca es que permitan una circulación marítima amigable con la ecología. Entre ellas se encuentran:

  • Proveer a los buques de energía eléctrica que provenga de fuentes renovables desde tierra para que puedan operar sin combustibles fósiles.
  •  Toma segura y eficaz de combustibles sostenibles bajos o desprovistos de carbono. En reste respecto, es pertinente considerar al bio-fuel oil como opción de combustible sin carbono.
  • Ayuda en la optimización de las escalas a nivel portuario
  • Incentivos que promuevan el transporte marítimo sostenible en base a la reducción o eliminación del carbono en el combustible